Adelanto del capítulo 4 de la sexta parte

Llegaron a Julióbriga, se comieron un bocadillo en un sitio de esos en los que puedes elegir tus propios ingredientes, cogieron las maletas, se despidieron de los padres y se dispusieron a partir.

En la despedida el padre amenazó a mi hermano con escribirle con dudas y mi hermano no tardó ni un segundo en darle su WhatsApp. No era el primer padre de amiga que le escribiría por ese medio. El padre que le llevó a visitar nichos familiares también lo tenía, por ejemplo. Y mi hermano le mandaba fotos de chapas de botellas de champán para su colecicón. Antes de montarse en el coche, mi hermano pidió si alguien podía conducir al menos un rato porque entre unas cosas y otras no había tenido tiempo de examinar bien el códice. Seguramente lo que quería era cuidar de su bebé. Mufo se ofreció sin problemas. Y así, maletas en el maletero, partieron.

Con el examen profundo del códice, mi hermano empezó a darse cuenta del valor de la obra.

—Joé. Si es que aquí se puede ver claramente la transición entre el latín y el español. Muchas de las formas que se suponían posibles están aquí. Con esto no hace falta mirar jarchas.

—Libertad, libertad…

—Pero ¿y cómo sabes que es ya castellano y no latín?

—Porque en muchos casos viene un texto en latín y luego la traducción. Y hay un diccionario latín-castellano.

—¿Y de qué va el libro?

—Pues parece que cuenta historias de pueblos de la zona. Y luego se mete con el vasco. Justo ahora estoy viendo que habla de que los vascos eran un pueblo que emigró desde la península Ibérica a África, pero que luego volvieron. Eso explicaría muchas cosas como por qué guarda similitudes con el ibérico y por qué a su vez se ha relacionado con lenguas africanas como el dongo. Pone aquí algo de que huyeron de los Wagadou. Lo cual era de Ghana o Mali.

—Será de Burkina Faso, ¿no? Por la capital —sugirió Quero.

—A saber. El caso es que la idea de que el vasco era como el japonés no es cierta. Ibérico mezclado con lenguas africanas.

—O sea que la vasca era descendiente de negros.

—Bueno, a ver, sus antepasados pudieron vivir en África.

A Quero se le veía un poco meditabundo y pronto se supo por qué, cuando preguntó:

—Oye, ¿cuál era la capital de Mali?

—¿En aquella época? —inquirió mi hermano.

—No. Digo ahora.

—Ah. Pues… ¿en serio no sabes cuál es la capital de Mali? —respondió mi hermano con un perverso «ah, pero que no sabes»—. Bamako. Que creo que significa ‘caimán’ en bambara.

—Es verdad.

—No me creo que os sepáis también los significados de las capitales. No os basta solo con sabéroslas.

—Ja, ja. No de todas. Pero para algo que me gusta —se justificó mi hermano—. Y a ver, la de Ghana ¿cuál es?

—Acra.

—Y ¿qué significa?

—Ni idea.

—Hormigas, creo. En lengua… No me acuerdo del nombre. Akran o algo así.

—Yo me sé lo que significa Camerún.

—Ja, ja. Es que ese es fácil.

—Significa camarón. Suena igual.

—Camerún de la Isla —dijo Mufo.

—Capital Yaundé —participó el Galgo arreglando lo dicho por Mufo.

—¡Muy bien! Aunque es que esa es de las más fáciles.

—También es fácil el significado de Kiribati.

—Es la pronunciación autóctona del nombre del explorador Gilbert.

—A este se lo comieron los caníbales, ¿no?

—Creo que fue a Cook.

—Eso tendría más sentido, claro. Si le cocinaron.

—Je, je.

—Pero eso fue en Hawái, creo. Luego molan mucho Bahrein, perdón, Bahréin, y Comores.

—Ja, ja. Perdón Bahréin, ¿por qué?

—Porque lo había dicho sin tilde.

—Ja, ja. ¿Qué diferencia hay? Si lo habías pronunciado con acento igualmente en la e.

—Ya, pero en mi representación mental no le había puesto la tilde.

—Ja, ja. Bueno ¿y qué hay de interesante en esas? ¿Las capitales?

—No. El significado. Las capitales son fáciles. Sobre todo la de Comores, que es Moroni. El país y la capital son como palabras encadenadas, -mores, moroni. Es la misma regla que uso para saber que la capital de Vermont es Montpelier. Pero lo que mola es el significado. El de Comores tiene que ver con kamar, que es ‘luna’ en árabe. Creo que por eso tiene una luna en la bandera. Y Bahrein viene de bahr, que es ‘mar’ y la terminación ein que es la dual, que significa dos. Lo del dual ya lo explicaré otro día, pero, vamos, es que hay lenguas que igual que nosotros tenemos singular y plural, tienen terminaciones especiales para cuando son dos cosas, lo que se llama el dual, o tres cosas, el llamado trial.

—Como Jordi Tarres.

—Sí, o Toni Bou. Es como si en vez de una s, ponemos una f y decimos casaf para decir que son dos casas.

—¿Como el de Nessun Dorma?

—Ese era Calaf.

—Ah.

—Y en algunas lenguas hay hasta cuadrial para cuatro cosas. Y también para cuando son pocas cosas, existe el llamado paucal. A mí desde que supe lo de dos mares no se me olvida que Bahréin es una isla y así lo distingo mejor de Brunei, perdón, Brunéi…

—Ja, ja. ¡Qué pesado!

—…y Bután, aunque muchas veces me hago un lío entre las tres. También mola lo de Eritrea. Al saber que eritro es rojo en griego, se saben muchas cosas. Una, que a Eritrea la baña el Mar Rojo, otra, por ejemplo, que los eritrocitos son los glóbulos rojos.

—¿Y cómo era lo de Pakistán que me explicaste un día? Lo del concurso.

—Ah, pues que hubo un concurso para elegir el nombre del país y ganó uno que propuso el de Pakistán, formado por las iniciales de las regiones Punjabi, Afgania, Kachemira, no sé cuál con s, sé que es donde está Karachi, y la terminación de Beluchistán, creo, o no sé si era el mítico –stán normal de todos los países de por ahí.

—Cierto.

—Pero esto se lo conté a un taxista paquistaní en Nueva Isla y me dijo que era mentira. A saber.

—Ja, ja. Tú y los taxistas. El día que no te quieren cobrar más por un pedo, les intentas llevar de fiesta o les pides que te dejen acompañarles para que se te pase la borrachera.

—O les dices que sigan a otro taxi y luego cambias de objetivo al ver a uno lleno de shicas.

—Je, je. Anda que no tengo historias con taxistas. Menos mal que la mayoría se me olvidan porque los cojo cuezo.

—Lo malo es que a ellos no se les olvidan.

—Je, je.

Entonces mi hermano miró al Galgo y a Mufo y vio que Mufo iba concentrado al volante y el Galgo aprovechaba la bendición de que existieran herramientas como el WhatsApp para poder ir hablando con otras personas, que, si hubiera tenido que seguir toda la conversación de los de atrás igual se tendría que haber tirado en marcha, como mi hermano de la tirolina. Aprovechando la circunstancia, mi hermano siguió atacando a Quero en intimidad:

—Oye, y por cierto, Quero, ¿qué puedes decirme de los rorcuales?

—ja, ja. Pues que son cetáceos misticetos como las ballenas, de hecho, son los más abundantes. También son rorcuales las yubartas. ¿Por qué lo preguntas?

—Ah, porque me preguntaron el otro día en el Trivial que a qué archipiélago migraban y supe de chiripa que era a Hawái —con tilde.

—Y yo justo leí el otro día algo de tu campo, relacionado con Hawái.

—¿De qué campo?

—De lingüística.

—Ah. ¿El qué?

—Que en hawaiano solo hay ocho consonantes.

—Sí. Hasta me sé cuáles. Un día conseguí sacarlas a partir de palabras que sabía del hawaiano.

—¿En serio? Mola. A ver… Hawái. Ahí ya va la hache y la uve doble. Oye —les dijo al Galgo y a Mufo—, apuntaos a esto que mola.

Y les explicó el objetivo.

Mufo dijo:

—Ajá.

El Galgo recordó:

—¿No había un bar hawaiano en Monsácar que se llamaba el Waikiki?

—Sí.

—Ahí ya va también la ka.

—Y Mauna Loa es un volcán. Zasca. Ahí me he quitado la eme, la ene y la ele.

—Quedan dos. También teníais la eme en Maui.

—Cierto. Luego de aloha ya están todas. De Honolulu también. De Oahu igual.

—Os falta una consonante fácil y otra que no vais a poder sacar, pero esa os la digo luego.

—El otro volcán es Mauna kea. Nada.

—¿Cómo era gracias?

—Mahalo.

—Nada.

—¿Os la digo?

—Sí.

—La pe.

—Ah.

—Estaba pensando, pero no se me ocurre ninguna palabra hawaiana con pe. He pensado en hula hop, je, je. Pero eso vendrá de hoop en inglés. Y la otra consonante, la que no podéis sacar, es una que se pronuncia como con la garganta.

—Curioso.

 Aprovechando por fin un silencio, el Galgo valoró el viaje:

—Bueno, no ha ido mal la cosa, ¿no? Nos lo hemos pasado bien y no hemos encontrado lo que buscábamos, pero hemos encontrado algo bueno, quizás mejor. Y encima Jaime se va a hacer famoso.

—Yo no me quiero hacer famoso por haber encontrado algo y menos si lo he encontrado de chiripa. Yo en mi vida quiero hacer algo que nadie más pudiera haber hecho.

En estas palabras empezaba a vislumbrarse el determinante discurso que daría a los días mi hermano.

—Y encima hemos gastado bastante —se lamentó Quero, que recordemos que había dejado el trabajo, instigado por mi hermano. Y citando a Zazú dijo—: Como mi padre se entere de que me he gastado 500 euros y encima no he foll…, ligado, me va a dar con la zapatilla.

—Ja, ja, ja. Bueno, tampoco ha sido tanto.

Para pasar el rato se pusieron a jugar a uno de sus juegos. Se trataba de encontrar nombres de futbolistas en cosas que fueran viendo por el camino: en camiones, fábricas, restaurantes y demás. Tenían que ser jugadores en activo y ser conocidos.

—Ramos —dijo Mufo al ver el nombre en un camión de flores.

—No vale. Tienen que ser nombres completos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s