Singularia tantum

Ya en el parque iban hablando:

—Oye, has dicho antes algo de lo de grima, que era un singulari no sé qué —recordó incautamente Quero.

—Ah sí. Se me había olvidado. Es lo de los singularia tantum, es decir, solo singulares. Son palabras que por una razón u otra solo se usan en singular. Por ejemplo, es raro que alguien diga grimas.

—¿Es como lo de crisis? —aventuró Mufo.

—No, no. Eso es distinto. Lo de crisis es que es igual en singular y en plural: la crisis y las crisis. Lo del singularia tantum es que la palabra no tiene plural o no suele tenerlo. Pasa por ejemplo con sed. Es raro que alguien use sedes porque la sed es solo una.

—Y encima sedes es el plural de sede, ¿no?

—Sí, eso puede influir, pero hambres también es raro y no se confunde con otra. Otros casos son el norte y otros puntos cardinales.

Septentrional —se mofó el Galgo.

—Ja, ja. Bueno, puede haber ciudades septentrionales. Septentrionales es un adjetivo, pero sería raro encontrar el sustantivo septentrión en plural: septentriones. Y hay muchos más casos. Así que yo recuerde: caos, salud o tez. Es raro los caos, las saludes o las teces.

—Es verdad.

—A mí grimas no me suena del todo mal —repuso el Galgo, que llevaba un rato pensando.

—Bueno, es que no es que no se puedan tener en plural, es que no suelen aparecer. Y luego están los contrarios, claro. Los pluralia tantum, los que suelen usarse solo en plural. Por ejemplo, ojeras. Es raro tener una ojera, a no ser que seas un cíclope.Polifemo

—¿Y víveres?

—Muy bien, sí, también. De hecho yo no sabría cómo es el singular de víveres.

—¿Vívere? —propuso Quero.

—En el diccionario creo que viene directamente en plural. El otro día me pasó algo parecido con congéneres, que no sabía cuál era su singular. Me sonaban igual de mal congéner y congénere.

—¿Y cómo es?

Congénere. Luego hay otros pluralia tantum como afueras. No se dice la afuera. O fauces. ¿Cómo es el singular? ¿Fauce?

—Muy curioso.

No satisfecho, Mufo siguió:

—Pero entonces crisis es un pluralia tantum, ¿no?

Mi hermano aclaró:

—No. Aunque en singular tenga la s, se puede decir la crisis, es decir, puede haber solo una. Que yo creo que con una crisis ya nos basta.

—Je, je.

—En cambio, no es normal que haya solo una afuera, por ejemplo, y por eso no se dice la afuera.

—Y mucho menos la afueras, sin concordancia—completó Quero, demostrando que había entendido la lección.

—Exacto. Una cosa es que una palabra acabe en s en singular como la crisis y otra que no tenga singular y, por tanto, como solo se usa en plural, siempre acabe en s, como los víveres.

—Capisco —remató Mufo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s